Ansiedad y Estrés

(8 minutos de lectura)


Hoy en día podemos considerar el estrés y la ansiedad como dos grandes problemas del siglo XXI.

El estilo de vida moderno ayuda a aumentar cada vez más el estrés y la ansiedad. Vivimos con miedo a la violencia en las ciudades, además de mucha presión en la vida profesional y social, tenemos exceso de información y estamos casi obligados a estar conectados a internet las 24 horas. Estos son solo algunos factores que ayudan a aumentar la ansiedad y el estrés en nuestras vidas.

Los principales síntomas del estrés y la ansiedad son aumento del ritmo cardíaco, temblores, sequedad de boca, cansancio frecuente, insomnio, dificultad para respirar, irritabilidad, dificultad para concentrarse, aumento o pérdida del apetito. La diferencia entre el estrés y la ansiedad es que los síntomas del estrés suelen ser fugaces, mientras que los síntomas de la ansiedad suelen durar unos días o semanas.

El tratamiento para el estrés y la ansiedad debe ser realizado por profesionales, pero aquí van algunos consejos para que podamos evitar estos dos problemas en nuestro día a día.


1) HACER ACTIVIDADES FÍSICAS

Las situaciones estresantes aumentan el nivel de hormonas del estrés como la adrenalina y el cortisol en su cuerpo.

Hacer al menos 30 minutos al día de alguna actividad física trae beneficios a las emociones, un tiempo para pensar en los problemas y buscar estrategias para solucionarlos, disminuye la cantidad de cortisol, que es una hormona ligada al estrés, e incluso libera endorfinas en los vasos sanguíneos que promueven una sensación de bienestar.

Los ejercicios más recomendados son los aeróbicos. Una posibilidad es dar paseos por la calle, en la plaza, en la playa o andar en bicicleta, por ejemplo, si es posible inscríbete en un gimnasio para sentirte más motivado a hacer este hábito frecuente.


2) TENER UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Evite los alimentos ultra procesados tanto como sea posible. Invierte en una dieta equilibrada con muchas frutas y verduras.

Los plátanos, las nueces y los cacahuates son algunos ejemplos de alimentos que promueven el bienestar y por eso debes invertir en su consumo a diario, aumentando la cantidad cada vez que te sientas cansado o estresado.

Los alimentos ricos en omega 3, como el salmón, la trucha y las semillas de chía, también son excelentes opciones porque mejoran el funcionamiento del sistema nervioso, reduciendo el estrés y el agotamiento mental.

Evite, o al menos reduzca, su consumo de nicotina, cafeína y alcohol. La cafeína y la nicotina son estimulantes y aumentan los niveles de estrés. El alcohol es un depresor cuando se toma en grandes cantidades, pero actúa como un estimulante en cantidades más pequeñas. Entonces, usar alcohol como una forma de aliviar el estrés no ayuda.

Reemplace las bebidas con cafeína y alcohol con agua, infusiones o jugos de frutas naturales y manténgase hidratado, ya que esto le permitirá a su cuerpo lidiar mejor con el estrés.

Evita ingerir azúcares ya que provocan faltas de energía que pueden provocar sensación de agotamiento e irritabilidad.


3) DORMIR BIEN

Dormir bien durante aproximadamente 8 horas puede ser suficiente para resolver muchos de sus problemas, incluidos el estrés y la ansiedad.

Es bien sabido que la ansiedad y el estrés provocan insomnio. Entonces, una buena manera de dormir bien por la noche es minimizar las distracciones y las luces antes de acostarse y hacer de su dormitorio y su cama un santuario para dormir.

Mantenga una rutina a la hora de acostarse. Trata de acostarte a la misma hora todos los días para que tu mente y tu cuerpo se acostumbren.

El cansancio físico y mental es uno de los desencadenantes del estrés y la ansiedad, por lo que disponer de tiempo para descansar cada noche es de gran ayuda para desestresarse.

Para mejorar la calidad de tu sueño y ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, puedes hacer algunas técnicas de relajación, como la meditación y la atención plena.

Otra técnica para ayudar a controlar es trabajar en el poder de tu respiración. La ansiedad y el estrés generan sibilancias. Y recuperar el control de tu respiración puede, a la inversa, calmar tu mente. Respira hondo unas cuantas veces cuando te sientas nervioso y esto enviará el mensaje a tu cerebro de que estás tranquilo, ya que una persona tranquila respira más lentamente.

Otro punto importante es hacer breves pausas para descansar cuando estés muy cansado. De esa manera, harás que tu cuerpo se recupere más rápido.


4) GESTIONA BIEN TU TIEMPO

A veces nos sentimos abrumados con nuestra lista de tareas diarias y esto, sin duda, puede ser una de las causas del estrés y la ansiedad.

Entonces, el primer paso es comenzar a priorizar las tareas y comprender que no podemos hacer todo a la única vez.

Prepare una lista de todas las tareas en orden de prioridad. Delegar en otras personas las que puedan ser delegadas. Organice qué tareas deben realizarse de inmediato, la próxima semana, el próximo mes o cuando el tiempo lo permita. De esta manera podrás administrar mejor tu tiempo.

Cuando organices tu horario, no olvides dejar algo de tiempo libre para ti. Para su propia relajación y bienestar.

Todavía acerca de la programación, otra causa de estrés y ansiedad es tener mucho que hacer y muy poco tiempo para hacerlo. E incluso entonces, muchas personas terminan asumiendo responsabilidades adicionales. En este momento es importante aprender a decir que no.


5) SER POSITIVO ANTE LOS PROBLEMAS

A veces estamos tan agotados y llenos de problemas que no podemos enfrentar nuestros desafíos de manera positiva. Cuando tenga una reunión estresante con un cliente, es posible que lo vea como un evento tenso o como una oportunidad para impresionar a alguien importante. Todo es cuestión de punto de vista. Deje que la presión lo ayude a hacer un mejor trabajo en lugar de sacar a relucir sus inseguridades.


6) ACEPTA QUE TIENES SITUACIONES QUE NO PUEDES CAMBIAR

Hay cosas que no podemos cambiar. Y en lugar de luchar y generar cada vez más estrés y ansiedad, acéptalo y trata de solucionarlo de la mejor manera posible.


7) NO SEAS VICTIMA DEL PERFECCIONISMO

No confundas el perfeccionismo con el deseo de dar siempre lo mejor de ti. A menudo, el perfeccionismo puede ser una carga cruel y poco realista y conduce a la depresión, la ansiedad y es paralizante, especialmente cuando dejamos de hacer lo que queremos por temor a que no sea perfecto.

Para aliviar el estrés, es importante reducir las presiones externas, encontrando alternativas para que el trabajo o el estudio se puedan realizar con mayor tranquilidad.

También está indicado para encontrar el equilibrio emocional, pudiendo gestionar mejor el tiempo entre el trabajo, la familia y la dedicación personal.


¿Te gustó nuestro contenido? Así que síganos en las redes sociales para estar al tanto de más información y siga nuestro blog.


Referencia:
https://bit.ly/3wq4hU0
https://bit.ly/39sjPNT
https://bit.ly/3wpHd7P
https://bit.ly/3woFzmM
Comparte este artículo en tus redes sociales:
Califica este artículo:

Otros artículos que podría interesarle leer

  • Todos (176)
  • Bienestar (17)
  • Carrera profesional (38)
  • Competencias (4)
  • Desarrollo (108)
  • Diseño (8)
  • Diversidad e inclusión (3)
  • Eventos (3)
  • Historia (14)
  • Industrias (6)
  • Innovación (36)
  • Liderazgo (8)
  • Proyectos (23)
¿Le gustaría que su artículo o video sea publicado en el blog y las redes sociales de beecrowd? Si está interesado, envíenos un correo electrónico con el asunto “BLOG” a [email protected] y le daremos más detalles sobre el proceso y los requisitos previos para que su artículo / video sea publicado en nuestros canales

Sede
Rua Funchal, 538
Cj. 24
Vila Olímpia
04551-060
São Paulo, SP
Brasil

© 2023 beecrowd

Todos los Derechos Reservados

Comments are closed.